En el marco de su iniciativa global 5by20, con la que Coca-Cola busca empoderar a 5 millones de mujeres para el año 2020, la Compañía impulsa en Argentina un programa de capacitaciones para mujeres kiosqueras y almaceneras.

Unas 5.800 mujeres capacitadas en tres años. Mujeres emprendedoras, mujeres con ganas de aprender para crecer, mujeres empoderadas. “Hemos consolidado un gran programa”, afirma orgullosa Graciela Adan, cofundadora y Presidenta de Fundación Global, organización que junto a Coca-Cola de Argentina y la Unión Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) desarrolló un proyecto de capacitación para kiosqueras y almaceneras del país. La propuesta fue lanzada en 2016 en el marco de 5by20, la iniciativa global de Coca-Cola con la que la Compañía aspira empoderar a 5 millones de mujeres para el año 2020.

En ese contexto, mujeres de todo el país asistieron a cursos de administración, tecnología y marketing. El año pasado los talleres se dictaron principalmente en la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Mendoza y el Gran Buenos Aires y alcanzaron a unas 800 personas. A su vez, se organizaron tres grandes eventos que lograron una destacada convocatoria gracias a la sinergia con aliados locales. Graciela hace foco en los logros obtenidos: “Cuando hablamos de temas de transformación social, hay que tener en cuenta que el impacto no tiene que ver con cantidad sino con calidad: con lo que realmente pasa en la vida de quienes participan de los cursos”, reflexiona la especialista.

En su tercera edición, el programa buscó expandirse y alcanzar a mujeres de diferentes lugares del país, lo que implicó un desafío por los diversos escenarios que enfrentan las kiosqueras y almaceneras, y la variedad de problemáticas que atraviesan en cada provincia.

En este sentido, Graciela explica que el contenido de los talleres no es siempre el mismo sino que se adapta en función del contexto y lugar. Por ejemplo, en zonas vulnerables, donde a veces las comerciantes atienden el negocio desde la ventana de sus casas, el eje principal de la capacitación es el empoderamiento de la mujer. Se propone a las participantes fortalecer actitudes y cómo entender las nuevas características del mercado. Desde esta perspectiva se brindan herramientas básicas para que las kiosqueras se actualicen, logren aptitudes de compra y venta más eficientes y formalicen sus emprendimientos, en caso que los comercios no cumplan con la normativa vigente.

Además, desde la concepción del kiosco como un lugar de encuentro del barrio y con el objetivo de que el empoderamiento de estas mujeres tenga un efecto multiplicador en  su entorno, el programa trabaja para combatir la violencia familiar. Para esto, incorpora contenido específico en el marco del taller y facilita folletería para que las kiosqueras puedan ayudar a otras personas de su entorno.

Otro de los ejes centrales de las capacitaciones es generar redes locales de mujeres que potencien los emprendimientos personales. Para la Presidenta de Fundación Global “es muy importante tener un espacio para que la gente genere redes y se vincule más allá de nuestra presencia”.

Opciones para todas

Cuando se trata de emprendedoras que han ido un paso más allá, quizás porque tienen más de un kiosco o porque combinan este negocio con otro, las capacitaciones pasan a ser más específicas, y suelen tener un enfoque tecnológico. Graciela menciona el caso de Mendoza, donde en 2018 se convocó a más de 120 mujeres para un evento junto a aliados locales y se brindaron módulos vinculados al uso de la tecnología tanto para la venta como para la compra y  para el marketing del emprendimiento. “Este taller fue de altísimo impacto porque era una necesidad clara de estas mujeres”, resalta Graciela.

Si bien el programa tiene como protagonistas a las mujeres emprendedoras y la perspectiva de género es un eje que atraviesa el alma de los talleres, los hombres son convocados y suman a enriquecer el debate. “Es importante que ellos escuchen. A veces hay conversaciones impactantes, porque si las mujeres queremos cambiar también necesitamos que los varones nos entiendan y nos acompañen”, expresa la fundadora de Fundación Global.

Con la ilusión puesta en alcanzar los objetivos previstos para 2020, el gran desafío de este año es aumentar la base de mujeres capacitadas y hacer foco en el fortalecimiento de la kiosquera, que en épocas de crisis necesita apoyo, sobre todo cuando ellas son el sostén de la familia. Graciela suma otro ingrediente a tener en cuenta para las nuevas capacitaciones: “Estamos teniendo un gran fenómeno de migrantes. Entonces hay que trabajar de forma articulada y con programas más inclusivos. Continuar con el empoderamiento de género y ayudar a que la gente pueda mejorar su situación”.

Si querés saber detalles sobre el último Encuentro Internacional de Negocio Kiosquero, leé esta nota