Los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 son los primeros en la historia del olimpismo con la misma cantidad de atletas hombres y mujeres, un hito y un modelo a seguir para los JJOO ‘senior’. Por qué el triatlón es el deporte ejemplo de la igualdad y equidad de género.           

La argentina Delfina Orlandini es una gran experta en ponerse y sacarse a toda velocidad el traje de neoprene que usa para nadar: para esta deportista de 17 años es su segunda piel cuando se trata de zambullirse en aguas frías, como en este caso las del lago de los Bosques de Palermo, sede del triatlón en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. “Te recomiendo el traje largo”, le sugiere Delfina a la colombiana María Fernanda Barbosa, su compañera de equipo en la competencia mixta por relevos.

María Fernanda y Delfina integran el equipo “América 3”, que completan el canadiense Solen Wodo y el ecuatoriano Gabriel Terán, formación que terminó octava en el triatlón por equipos. Pero en esta historia no importa tanto el resultado como el dato de que el triatlón fue el primer deporte –desde el inicio de los Juegos Olímpicos de la Juventud, ocho años atrás– en aplicar la igualdad y equidad de género en sus competencias: chicos y chicas recorren los mismos kilómetros en carrera y en bicicleta, y nadan la misma cantidad de metros. “No hay unas marcas para hombres y otras para mujeres, todos compiten igual. Pero no solamente la equidad de género se aplica en esto, sino que todos, por ejemplo, reciben los mismos recursos y equipamientos ¡Hasta controlamos que los atletas de ambos sexos tengan la misma cantidad de minutos en los videos periodísticos que realizamos!”, destaca a Journey Olalla Cernuda, Directora de Comunicación de la Federación Internacional de Triatlón. Algo parecido sucede en otra modalidad olímpica, el patinaje de velocidad.

Precisamente, un dato que define a los Juegos Olímpicos de la Juventud que se disputan en Buenos Aires del 6 al 18 de octubre es que son los primeros en la historia del olimpismo en contar con la misma cantidad de atletas hombres y mujeres: son 1999 participantes por cada género, pertenecientes a 206 países. Esta igualdad también se mantiene en las más de 1.400 actividades educativas, culturales y de iniciación y exhibición deportiva que se realizan en los cuatro Parques Olímpicos repartidos por la ciudad. “Para nosotros era muy importante que estos Juegos tuvieran un equilibrio entre hombres y mujeres. Este será el primer Juego Olímpico de la historia en el que habrá la misma cantidad de atletas de ambos sexos”, subrayó Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino (COA).

El Comité Olímpico Internacional (COI) apunta a que los Juegos de Buenos Aires 2018 sirvan de ejemplo para las próximas competencias senior, y es por eso que prepara cambios de cara a Tokio 2020, con la idea de potenciar e implementar allí también la igualdad de género en cantidad de deportistas, además de sumar más disciplinas mixtas.

TRIATLON
La atleta argentina Delfina Orlandini le pasa el relevo a su compañero, el ecuatoriano Gabriel Terán.


Juntos a la par

A pesar de que se acaban de conocer, los cuatro integrantes del equipo ‘América 3’ conectaron de inmediato. Con la ayuda de sus respectivos entrenadores, se reparten sin problema los turnos para competir; el hecho de que tres de ellos hablen español los ayuda a entenderse sin barreras. La pasión por este emocionante deporte que combina bicicleta, carrera y natación hace que todo fluya y el que se trate por igual a los chicos y las chicas les parece una idea muy acertada. “Está bueno porque la gran mayoría de las veces hay más hombres que mujeres en las competencias, pero en esta ocasión somos la misma cantidad, y eso me parece genial”, destaca Delfina. María Fernanda coincide: “El triatlón enseña muchas cosas, no es un deporte que reparta en función del género sino que es igual para todos. En este tipo de competencias se conoce a mucha gente de diversas culturas”. A su lado, el español Igor Bellido, quien terminaría alzándose con la medalla de bronce en el relevo mixto, asiente con la cabeza y agrega: “Las chicas están con un nivel muy alto y está muy bien poder competir a la par y bajo las mismas marcas”.

TRIATLON
Marisol Casado, Presidenta de la Federación Internacional de Triatlón (ITU), la única mujer en presidir una federación internacional deportiva.

Por su parte, Olalla aclara que “todo país que no tuviera a una mujer en su delegación para competir en triatlón no podía participar de estos Juegos. Se trata de que sea una experiencia bonita y que todos disfruten de las mismas posibilidades”. El rostro detrás de este avance en lo que a equidad e igualdad de género se refiere en estos Juegos es el de la española Marisol Casado. Presidenta de la Federación Internacional de Triatlón (ITU) desde 2008, Marisol acaba de ser reelegida en Buenos Aires como miembro del COI, organización que integra desde 2010; y ya piensa en cómo potenciar el rol femenino en los JJOO. “Soy la única mujer que preside una federación internacional deportiva”, reconoce ante Journey, consciente de que la equidad de género que ella impulsa para los atletas y deportistas no se cumple en los despachos. Dentro del COI, Marisol preside el grupo por la igualdad de género y forma parte de las comisiones de coordinación para los Juegos de 2024 en París y Solidaridad Olímpica. “Las pruebas de triatlón mixtas fueron un éxito y quedó demostrado que es posible que hombres y mujeres compitan sin ningún problema en las mismas pruebas y bajo las mismas marcas y normas”, concluye.

En los primeros Juegos Olímpicos modernos, celebrados en Atenas en 1896, no participaron mujeres. Fue en 1900 cuando su participación pasó a ser del 2% del total de los atletas, pero en aquel momento sólo competían en disciplinas consideradas acordes a la naturaleza femenina, como el golf y el tenis. Debieron pasar más de 100 años para que se lograra que la participación olímpica de la mujer se acercara a la igualdad de género: los JJOO de Londres 2012 fueron bautizados como los “Juegos de la Mujeres” por el récord de participación femenina (un 46% del total de los atletas) y por haber sido la primera vez en que hubo representación femenina en todas las categorías. De hecho, la delegación de los Estados Unidos que ese año viajó a Londres estaba integrada, por primera vez en la historia del olimpismo, por más mujeres que hombres. Buenos Aires 2018 batió un nuevo récord, y deja el listón muy alto para la próxima cita olímpica.

Si querés concer la historia de Pablo Zafafroni, que representa a Argentina en salto con garrocha en los JJOO de la Juventud, leé esta nota.

Si querés concer la historia de Celina Di Santo, integrante de la selección argentina de hockey en los JJOO de la Juventud, leé esta nota.