¿Alguna vez te pusiste a pensar sobre el impacto que tienen tus actividades cotidianas en la economía del país? Imaginemos, por ejemplo, que en una de estas calurosas tardes de verano te acercás hasta un kiosco y pedís una Coca-Cola bien helada. La realidad es que, además de refrescarte y disfrutar de tu bebida favorita, habrás puesto la economía argentina en marcha.

Lo que tal vez no imagines es hasta qué punto. Por ejemplo, ¿sabías que 1 de cada 25 puestos de trabajo en el país está directa o indirectamente relacionado con el Sistema Coca-Cola en Argentina? Es que cada una de las bebidas del portafolio completo de la Compañía (ya sea Sprite, Fanta, Aquarius, Cepita o la misma Coca), en todas sus variantes, es fabricada en Argentina: así, para producir, distribuir y vender esa bebida que refresca tu pausa de verano se necesita un engranaje aceitado, en el que interviene el trabajo de decenas de miles de argentinos. Aproximadamente 240.000 empleos están relacionados con la actividad de la Compañía en el país, todos ellos integrantes de una amplia cadena de valor compuesta por trabajadores de las más diversas áreas.

Tenemos, por ejemplo, a Daniel, un cosechador de limones que trabaja para un proveedor de la Compañía; también a los empleados de las 10 plantas de producción que operan en Argentina y los 92 centros de distribución ubicados en diversas ciudades, desde donde se organiza la entrega de productos hacia cada uno de los 363.000 clientes que acercan nuestras bebidas a los consumidores, las que llegan a vos gracias al trabajo de personas como Marcelo, quien al volante de su camión recorre las rutas del norte para abastecer tanto a grandes supermercados como a pequeños kioscos y almacenes. Y tenemos, además, a emprendedoras de garra como Yolanda, que con su kiosco en Florencio Varela logró forjar un futuro mejor para sus cuatro hijos.

Este engranaje, que funciona de manera continua, además de crear trabajo para miles de familias genera importantes aportes a las economías regionales y a la economía nacional. ¿Sabías que la Compañía compra anualmente jugos de fruta y derivados a productores locales por U$S 240 millones? Si todo el sistema Coca-Cola de Argentina fuera una provincia, sería la séptima en términos de Valor Agregado Bruto.

Además, en sus 75 años de historia en Argentina, Coca-Cola estrechó los lazos con cada una de las comunidades en las que opera y con el país.  Por ejemplo, desde hace 11 años organiza junto a la Fundación Vida Silvestre el Concurso de Agua, que ya financió con más de 4 millones de pesos a 24 proyectos vinculados con la preservación de las cuencas y el acceso a agua potable. Uno de los proyectos ganadores tuvo que ver con la recuperación del sistema lagunar conformado por Lagunas de Guanacache, Desaguadero y del Bebedero, al norte de la provincia de Mendoza, que logró revertir la desertificación de los humedales de esa zona, claves para el ecosistema y la actividad económico-ganadera de sus habitantes. Este proyecto fue uno de los que contribuyó a que Coca-Cola cumpliera su objetivo de reabastecer a la naturaleza y a las comunidades la suma equivalente de agua utilizada en el volumen total de sus ventas. Fue en 2007 cuando la Compañía se propuso lograr globalmente esta meta para 2020. Desde entonces, gracias a su participación en 248 proyectos comunitarios en 71 países –de acceso seguro al agua, protección y cuidado de cuencas, y uso del agua para proyectos productivos que benefician a la comunidad- pudo lograrlo en 2016. La Argentina fue uno de los países que, individualmente, alcanzó la meta aún antes: en 2015, cinco años antes de lo previsto, había logrado el buscado equilibrio hídrico.

Finalmente, también es importante destacar que Coca-Cola ayudó a amplificar el alcance del proyecto Agua Segura, que llevó filtros de agua e impartió capacitación en más de 200 establecimientos educativos y sociales del país. Y que colaboró para que más de 200 kiosqueras recibieran capacitaciones para mejorar sus negocios.

Nuevos desafíos

El 2018 llegó con una poderosa iniciativa, de aplicación local y alcance global: Coca-Cola anunció un plan estratégico, innovador y ambicioso por el que se compromete a recolectar y reciclar, para el año 2030, el equivalente al 100% de los envases puestos en el mercado. Un proyecto que contempla constantes e importantes inversiones para el desarrollo de empaques, su recolección y reciclado y que generará beneficios no sólo para la Compañía, sino también para los ecosistemas de nuestro país. 

Ahora ya sabés que esa Coca-Cola bien helada, tu refrescante pausa en este ardiente verano, es mucho más que eso.

 

Si querés conocer cómo funciona el Sistema Coca-Cola, hacé clic acá