En alianza con Coca-Cola Argentina, Proyecto Agua Segura impulsa “Higiene activa” en el conurbano bonaerense, un nuevo programa para mejorar los hábitos de higiene de los niños y adultos que concurren a comedores y centros comunitarios donde ya se habían instalado los filtros de la empresa social.

Lo dicen los libros y lo demuestra la experiencia: actuar rápido y con efectividad puede ser clave en tiempos de crisis, en especial cuando se piensa en los que más necesidades tienen. Con esta premisa, Proyecto Agua Segura (PAS) y Coca-Cola Argentina decidieron redireccionar los esfuerzos de la alianza que establecieron hace ya tres años, para dar vida a “Higiene Activa”, un nuevo programa que busca minimizar el impacto del coronavirus apoyándose en la tecnología de filtros purificadores de agua que ya está en funcionamiento en varios comedores y centros comunitarios del conurbano.

Más allá de la importancia de acceder a agua de calidad para una hidratación segura, “Higiene Activa” hace foco en la necesidad de una buena higiene personal, en particular del lavado de manos, sobre todo en momentos de pandemia. “Si bien esto es algo que siempre remarcamos cuando llevamos un filtro a una nueva comunidad, a partir de este contexto tan particular decidimos hacer todavía más hincapié en la importancia de la higiene para prevenir enfermedades”, explicó a Journey Manuel Saurí, Director Ejecutivo de PAS.

El programa brinda  información y consejos relacionados a la prevención del COVID-19 a través de desarrollos digitales propios (láminas, gráficos, videos), que pueden difundirse por whatsapp o incluso verse en un grupo especial de Facebook. Entre otras cosas, los materiales aportan desde números telefónicos útiles y la descripción de los síntomas asociados a la enfermedad, hasta una guía visual para confeccionar un tapabocas casero y métodos efectivos para el correcto lavado de manos y la desinfección del hogar.

Desde PAS aspiran a que el programa tenga un doble impacto: ayudar a aplanar la curva de contagios por coronavirus y aliviar la demanda del sistema de salud por medio de la prevención de otras enfermedades tan vinculadas al agua como la diarrea –en la Argentina esta última es la segunda causa de muerte en menores de cinco años– o el dengue. “Una de nuestras primeras preocupaciones ante este nuevo escenario fue la saturación de los hospitales. En nuestro país tenemos problemas enormes que siguen presentes y que cuando la pandemia pase van a seguir ahí. Por eso no podemos abandonarlos; tenemos que mantenernos fuertes y trabajar como siempre“, sostuvo Manuel.

Aprovechar lo construido

Si bien el objetivo es extender la iniciativa al resto del país, por el momento “Higiene Activa” arrancó en 40 comedores del conurbano bonaerense, la zona con más casos positivos y víctimas fatales por COVID-19. En un contexto normal, estos espacios recibían, en conjunto, a unas 1.000 familias, pero ahora llegaron a triplicar la demanda.

Uno de ellos es el Jardín Comunitario Dulce Hogar en Lomas de Zamora: cuando en marzo empezó a hablarse de la pandemia, se prepararon para que su comedor pudiera recibir a 70 personas; sin embargo, hoy ofrecen ayuda a por lo menos 200, entre alumnos, familiares y otros vecinos que no forman parte de la comunidad educativa, pero que igual necesitan una mano.

Para respetar las normas de distanciamiento y la seguridad sanitaria del comedor, todos reciben las viandas en la puerta, listas para llevárselas a sus casas junto con agua purificada a través del filtro que había instalado PAS. “Muy poca gente tiene agua potable en esta zona, así que poder dar ese servicio es un gran beneficio para toda la comunidad, sobre todo en una situación de emergencia como la que estamos viviendo”, señaló a Journey Patricia Lamas, Coordinadora del establecimiento que readaptó la tecnología para hacer frente a las nuevas necesidades y que originalmente había sido pensada para que la aprovecharan los alumnos durante el desayuno y los recreos.

AGUA_SEGURA_MORILLO
Los filtros ya instalados en comedores y centros comunitarios ahora también cumplen una función clave para la higiene personal de los vecinos.

Todos los espacios que se sumaron a “Higiene Activa” ya trabajaban con PAS y Coca-Cola, lo que permitió agilizar los pasos y poner manos a la obra de manera inmediata. “Más allá de minimizar los traslados de equipamiento nuevo y así cuidarnos entre todos, en momentos como estos la articulación es más efectiva cuando las partes ya se conocen”, aseguró Manuel, que destacó que eso les permitió obtener mejores resultados y una respuesta directa de los comedores.


“Además del filtro, todos los consejos y ejercicios que ponemos en práctica a partir de esta nueva iniciativa fueron muy bien recibidos por los niños y sus familiares. Para nosotros este apoyo es muy importante porque trabajamos permanentemente con la comunidad y no es fácil en este contexto. Pero tenemos que seguir concientizando, y toda ayuda para lograrlo siempre será bienvenida”, concluyó Patricia.

Si querés saber más sobre las acciones de Coca-Cola durante la pandemia hacé click acá