El paraje La Loma es una zona de pequeños productores agrícolas que nació a partir de terrenos ganados a la selva marginal de Hudson, muy cerca del Río de la Plata. Por su angosta pero extensa calle troncal, la 163, se accede a buena parte de las quintas que son el motor del barrio. Es también el camino que recorren a diario más de 200 niños para poder estudiar. Los más afortunados, del tramo asfaltado, viajan en un colectivo escolar; los que viven del otro lado del arroyo Baldovinos, en cambio, deben recorrer a pie o en bicicleta varios kilómetros de senderos de tierra o barro, según las condiciones del tiempo.

Entre invernaderos y plantaciones a cielo abierto, y cuando faltan pocos días para que termine el ciclo escolar 2019, el comedor de la Escuela Primaria N° 11 de pronto se llenó de alumnos de 4°, 5° y 6° grado. Los reunieron allí, en el mismo lugar donde habitualmente desayunan, almuerzan y meriendan, para que recibieran una saludable sorpresa: un filtro de agua que les garantizará un acceso de calidad a este recurso esencial. Y que los estará esperando cuando regresen a clases, ya en 2020.

Por medio de juegos y actividades didácticas para que puedan conocer cómo funciona el aparato y por qué es importante su correcto uso y mantenimiento, la iniciativa de Proyecto Agua Segura (PAS) llegó para resolver una carencia que viven de cerca, ya que como en la zona hay conexión a la red de agua corriente, la escuela accede al agua a través de pozos que llegan hasta la napa y cuya potabilidad –se la analiza con regularidad– no siempre arroja resultados positivos.

PAS_BERAZATEGUI
Como parte de su acuerdo con Coca-Cola Argentina, sobre el cierre de 2019 Proyecto Agua Segura instaló los filtros y realizó actividades lúdicas y de concientización con los estudiantes. 


El filtro les permitirá reducir el consumo de agua a través de bidones, que suelen ser entregados por el municipio pero que, en algunas ocasiones, se deben comprar a través de la asociación cooperadora. Y tendrá repercusión por partida doble: un segundo filtro se instalará cerca de allí, en la Escuela Secundaria N° 24.

“Consideramos que es una zona de riesgo para los chicos, así que esta novedad llega como una bendición. Este filtro nos va a ayudar a prevenir muchísimas enfermedades”, celebró en diálogo con Journey Ileana Gamboa, maestra de 5º grado de la escuela. Claudia Dorrego, su colega de 4º, agregó: “Y es un compromiso para trabajar en equipo, porque se necesita del otro para que el filtro esté en condiciones”.

En ese sentido, los alumnos que participaron de las actividades se comprometieron a convertirse en “Embajadores del agua” y ahora son quienes deberán contarle al resto de sus compañeros y familiares cómo se usa esta tecnología, y sobre la importancia de beber agua segura.

Un plan a corto y a largo plazo

La implementación de estos dos filtros formó parte de “Escuelas Activas”, el programa que PAS realiza en alianza con Coca-Cola Argentina y sus socios embotelladores (en este caso, Reginald Lee) y la Fundación Hábitat y Desarrollo. Con la idea de acercar el acceso a agua de calidad, la iniciativa ya tiene llegó a más de 60 establecimientos educativos de las provincias de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Formosa y Salta. Y al igual que en esos casos, lo que sucedió en Hudson no será una acción aislada: desde ahora el contacto con PAS será periódico y permanente.

María Eugenia Justo, Jefa de Comunicación y Asuntos Públicos de Reginald Lee, explicó: “Nos enorgullece contribuir con este proyecto y garantizar que cientos de estudiantes y docentes puedan acceder a agua segura gracias a estos filtros que ayudamos a instalar. A través de esta sinergia estratégica entre los distintos sectores seguiremos colaborando para mejorar la calidad de vida de la comunidad local".

Si querés conocer otras acciones a partir de la alianza entre Proyecto Agua Segura y Coca-Cola, hacé click acá