En el marco del acuerdo entre Coca-Cola de Argentina, el Ministerio del Interior y la empresa social Proyecto Agua Segura, se inauguró la primera cosechadora de agua de lluvia en la comunidad wichí de Rivadavia, Salta. Mientras se avanza en la construcción de otros tres tanques, éste abastecerá de agua apta para consumo a 15 familias.

Estrechar la mano de Mariano Barraza es casi como conectarse con la tierra. La dureza de su palma y la fuerza con la que saluda al visitante demuestran trabajo y autoridad como líder cacique de la comunidad wichí del municipio Rivadavia, en la provincia de Salta. Con sus más de 80 años, Mariano es de pocas palabras: las justas para responder aquello que se le pregunta. “Hemos tardado ocho días en construir esta cisterna para almacenar el agua de lluvia, que será usada por 15 familias”, explica a Journey en voz baja. A su lado asiente Néstor Montes, su mano derecha y quien se puso al hombro la tarea de construir un tanque que abastecerá de agua segura a todo su pueblo.



A sus 32 años, Néstor es un experto constructor en este tipo de herramientas para aprovechar la lluvia. En tan solo un año capacitó a unas 30 personas en todo el país para levantar los tanques semi-enterrados de cemento con forma de pirámide, que pueden almacenar unos 16.000 litros de agua. Ahora le tocó el turno de construir su propia cisterna para almacenar la escasa lluvia que cae en la comunidad entre octubre y diciembre (unos 500 milímetros anuales, en promedio).

AGUA_SEGURA_COMUNIDAD_WICHI
El cacique wichí Mariano Barraza (izq.) junto a Néstor Montes, maestro constructor de cisternas para almacenar agua de lluvia. 

“Usamos un techo de chapa para retener el agua de la lluvia, que inmediatamente pasa a la cisterna mediante un caño. Con las pocas lluvias que tenemos se puede llenar un tanque sin problema”, detalla Néstor ante la atenta mirada del cacique Mariano. También escuchan sus explicaciones los responsables del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en Salta, de la empresa social Proyecto Agua Segura (PAS), y de Coca-Cola de Argentina, quienes viajaron a Salta para instalar filtros purificadores de agua en escuelas y puestos sanitarios de la provincia y para avanzar con la implementación de éste y otros tres tanques de “cosecha de lluvia” en la zona. Esto último, gracias al acuerdo firmado a mediados de este año entre el Ministerio del Interior, Coca-Cola de Argentina y PAS. Son los técnicos del INTA quienes se encargan de supervisar el trabajo y de capacitar y asistir a los constructores de los aljibes, tarea que realizan los mismos beneficiarios.

Socios por el agua

Si bien la cisterna de la comunidad wichí abastecerá en un principio a 15 familias, la idea es avanzar en la construcción de otros tres tanques para que cada uno provea de agua a cinco familias. “Lo ideal sería que hubiese una cisterna para cada familia, pero la emergencia por la escasez hídrica hace que mientras se construyen las otras, ésta pueda ser usada por todas”, detalla Lía Renzini, Directora de Proyectos de PAS. Néstor agrega que el método que utilizan es parecido al que se usó en Brasil para dotar a un millón de familias de depósitos similares.

“Si bien esta comunidad tiene un viejo aljibe que se llena de agua con un camión cisterna, muchas veces las familias pasan varios días sin disponer de ella por la baja capacidad de almacenamiento del aljibe. Debido a la urgencia hídrica de la zona, los camiones cisterna tienen alta demanda y abastecen a los miembros de las comunidades por orden de prioridad, tras anotarse en un listado”, detalla Lía, para resalta la importancia que tiene la construcción de este tanque.

AGUA_SEGURA_COMUNIDAD_WICHI
Mara Leonardi, Gerente de Relaciones Institucionales de Coca-Cola de Argentina (segunda desde la izq.) junto a Lía Renzini, de Proyecto Agua Segura, acompañadas por técnicos del INTA. 

Néstor muestra una pequeña compuerta en uno de los costados de la cisterna que acaba de construir en los terrenos de su familia. Desde ahí se puede controlar el nivel de agua cosechada en la cisterna, que será utilizada para higiene y consumo de las familias.

Además del respaldo para construir las “cosechadoras” de lluvia, desde hace dos años Coca-Cola es socia de Proyecto Agua Segura en otras iniciativas para facilitar el acceso al agua de comunidades vulnerables. En 2017 se instalaron 200 filtros purificadores en escuelas rurales y centros comunitarios de 13 provincias, mientras que este año se está cumpliendo con el objetivo de instalar 100 filtros adicionales y 30 bebederos en escuelas municipales de Provincia de Buenos Aires.

Para los niños de este poblado wichí, la cisterna es ahora un nuevo lugar donde jugar. Su color blanco resalta el marrón de la tierra y de los caminos y de los pocos árboles que crecen en esta zona salteña. Ahora sólo queda esperar que la lluvia cumpla su parte y aporte el agua que tanto necesitan.

Si querés leer sobre sobre la huerta hidroecológica que se regará con agua de lluvia hacé click acá.