Sabor naranja, frescura y diversión. Fanta es una marca que nos lleva a distintos lugares, a la adolescencia y a grandes recuerdos.

Todos los días escuchamos que los jóvenes de hoy no son como los de antes. Y eso, que pareciera un discurso anticuado, tiene bastante de realidad. Los teens (jóvenes entre 13 y 19 años) del siglo XXI saben lo que quieren, están híper conectados, son los soberanos de las redes sociales y poseen nuevos canales y formatos para comunicarse. Por eso, para el relanzamiento de Fanta nos propusimos no sólo escucharlos, sino pedirles ayuda.

“Desarrollamos una campaña creativa que le permitirá a los teens interactuar y ser co-creadores de nuestras propuestas. Vamos a llegar a los adolescentes donde están y les vamos a hablar en un idioma más cercano, con lo digital como premisa de nuestra idea creativa”, explicó Constanza Flores, Directora de Marketing de Coca-Cola de Argentina, Paraguay y Uruguay.

Como los adultos no siempre entienden cómo piensan los más jóvenes, resolvimos “sacarlos” de esa ecuación y dejar que los teens sean quienes decidan la estrategia de esta nueva etapa. Para eso, en el fanpage de Fanta invitamos a los jóvenes a ser parte de este cambio.

El equipo

Para este relanzamiento, en Fanta contamos con jóvenes influencers como Kevsho, María Becerra y Agustina Suasquita. A ellos se sumarán equipos de usuarios que llegarán al team a través de la fanpage y que idearán junto a ellos estrategias novedosas que capten el espíritu de los consumidores.

Mirá lo que Kevsho, María y Agustina estuvieron haciendo en Fanta en nuestro twitter

El primer resultado de este trabajo ya es visible: el nuevo y original envase de Fanta. “Cambiamos nuestra identidad visual y nuestro envase y lo transformamos en una botella asimétrica, distintiva e innovadora ya que tiene una vuelta como si estuvieras exprimiendo hasta la última gota de Fanta”, explicó Constanza.

Disponible en los formatos en 500/600 ml (según la zona del país), 1,5 L y 2,5 L, se trata de la única botella asimétrica del mercado. Quisimos conectar el sabor naranja con las pasiones de los teens, a través de una nueva identidad visual que enfatice el reposicionamiento de Fanta y Fanta Zero como marcas ícono y reafirme el sabor único que todos conocemos y queremos.  Porque muchas cosas podrán cambiar en Fanta, pero su sabor único se mantiene inalterable.