Positiva, deportista y fiel: así se define Lorena Supervielle, elegida Global Heart of Ambassador de Coca-Cola en noviembre de 2016.  ”Realmente es un honor; todavía no caigo”, asegura la flamante Innovation Project Manager de Coca-Cola, para quien la distinción representa un sueño y un orgullo. Hasta enero de 2017, Lorena se desempeñó como Brand Manager de Aquarius y Powerade & New Business para Argentina.

El reconocimiento forma parte del Programa de Embajadores de Coca-Cola, una iniciativa que involucra a todos los trabajadores de la Compañía y que busca destacar a los colaboradores que respaldan sus valores, irradian optimismo y marcan una diferencia positiva en la comunidad.

La elección del Embajador global comienza con votaciones entre los trabajadores de las diferentes sedes locales de Coca-Cola. Los perfiles de los seis empleados más votados pasan al siguiente proceso de selección y finalmente cada uno de los países donde opera la Compañía postula a los tres candidatos finalistas del mes. El proceso culmina con el veredicto de un jurado en la sede central de Atlanta, Estados Unidos, que tras evaluar las candidaturas recibidas alrededor del mundo, elige al Global Heart of Ambassador de Coca-Cola. Entre las razones que hicieron a Lorena, de 30 años, merecedora del reconocimiento, se destaca su compromiso con proyectos sociales dentro y fuera de la Compañía.

Desde 2012, Lorena es una activa colaboradora de la ONG Techo, que brinda viviendas de emergencia a familias en situación de extrema pobreza. La experiencia de trabajar por los que menos tienen fue tan gratificante que sintió que debía compartirla con sus compañeros de Coca-Cola y, por eso, presentó un proyecto para que la Compañía sumase a Techo a su programa de voluntariado. Este vínculo tuvo una prueba piloto en 2013. Entonces se construyeron cinco casas con la colaboración de ocho empleados.

Lorena quería seguir sumando voluntades: con su entusiasmo, logró que al año siguiente los voluntarios de Coca-Cola pasaran de ocho a 50 y las casas construidas de cinco a 10. Un tiempo después, los voluntarios regresaron al lugar y compartieron un asado con las familias beneficiadas. “Uno llega a valorar lo importante que es tener un techo. Como programa de voluntariado, me parece fabuloso porque en dos días se puede construir una casa”, explica.

A Lorena la motiva dejar un mundo mejor al que encontró. Así, en 2014, en plena euforia por el Mundial de Fútbol de Brasil, impulsó como Brand Manager de Coca-Cola una campaña para construir canchas de fútbol en comunidades carenciadas. Es decir, dio vuelta la ecuación: convocó a Techo desde su rol en Coca-Cola y propuso que la ONG trabajase en la construcción de cinco canchas en la Argentina. Su plan se replicó en Chile y en Perú junto con diversas ONG locales y finalmente se entregaron 24 canchas en total.

“Dejar un mundo mejor”

Lorena comenzó a trabajar en Coca-Cola hace ocho años en el área de Operaciones como Joven Profesional. Su recorrido por la Compañía la llevó por las áreas de Publicidad y Comunicación de Marketing y Brand Management de Coca-Cola, también ocupó la posición de Brand Manager de Aquarius y Powerade & New Business para Argentina y, recientemente, fue nombrada Innovation Project Manager.  Sus compañeros la describen como “el alma emocional del equipo” y como “una persona que genera relaciones cercanas y con la que se puede hablar más allá del trabajo”.

La noticia de su premiación  la recibió durante la tradicional fiesta de fin de año de la Compañía.  Sin embargo, la entrega oficial del galardón será en mayo de 2017, cuando viaje a Atlanta, la ciudad en donde comenzó la historia de Coca-Cola. Una vez allí, su objetivo será nutrirse de las experiencias de otros embajadores.  También conocerá a James Quincey, quien asumirá como CEO de The Coca-Cola Company en mayo. “Será un privilegio”, destaca.

Lo más lindo de este reconocimiento, explica Lorena, fue haber sido votada por sus compañeros. Para esta joven, que soñaba con trabajar en Coca-Cola  desde que estudiaba Economía Empresarial en la Universidad Torcuato Di Tella, la Compañía tiene “impronta social” y “puede mejorar las comunidades en donde opera”.