¿Alguna vez imaginaste que el fruto de tu trabajo llegaría a más de 200 países? Como muchos, Daniel Hardoy nunca lo pensó. Sin embargo, hoy puede explicar en primera persona qué se siente: como cosechador de limones para un proveedor de Coca-Cola, su tarea cotidiana es clave para que las toneladas de cítricos que recoge junto a sus compañeros en Burrucayú, provincia de Tucumán, se conviertan en materia prima de los productos de la Compañía en todo el mundo.

En una época dominada por la vorágine y la aceleración, Daniel disfruta de la serenidad de su empleo. “Mientras recojo limones estoy tranquilo y me siento libre. Es algo que me gusta”, asegura.  Es recolector desde hace 20 años y cuenta que en todo este tiempo logró crear fuertes amistades. “Es muy lindo compartir el trabajo desde hace tanto tiempo con las mismas personas. Tenemos mucha confianza entre nosotros. Ya somos casi una familia”, grafica.

Un viaje único

El 26 de octubre, Coca-Cola celebró sus 75 años en la Argentina con un evento realizado en el Museo Nacional de Arte Decorativo, al que asistieron personalidades del mundo empresarial, social y periodístico. En ese contexto se presentó “Creamos Juntos”, la nueva campaña corporativa de la Compañía que hace foco en el trabajo y en su impacto en las economías regionales a través de las historias de algunas de las personas que integran la cadena de valor de Coca-Cola en el país. Daniel es uno de los protagonistas.

“Soy una persona del campo y nunca me imaginé ser parte de esto”, señala el tucumano, y agrega que haber participado de la campaña fue algo muy especial tanto para él como para sus tres hijos. “Ellos vieron el video y les gustó mucho”, sostiene el hombre que tras beber una Coca-Cola frente a la cámara dice con picardía: “Me quedó espectacular”. 


Pero las emociones no terminaron con ver su imagen en una pantalla. Además, Daniel fue uno de los agasajados durante la fiesta aniversario y José María Cagliolo, Gerente General de Coca-Cola Argentina, lo invitó a subir al escenario. Allí brindó junto a Yolanda Orihuela, kiosquera y emprendedora del Gran Buenos Aires, y Marcelo Lemacha, camionero de Tucumán, en representación de los diferentes integrantes de la Cadena de Valor de la Compañía.  

El evento implicó, para él, una doble situación novedosa: nunca antes había visitado Buenos Aires ni había viajado en avión. “Cuando me invitaron me sorprendí. Toda mi vida viví en el campo y no sabía qué era lo que podía pasar en la ciudad, pero una vez que llegué fue todo lindo. Me sentí muy bien y querido”, resalta. Y añade: “Viajar por primera vez en avión también fue una experiencia. Me habían dicho que podía llegar a darme algo de miedo si había turbulencias, pero estuve muy tranquilo”.

 En la Argentina, Coca-Cola apuesta al desarrollo de las economías regionales, en las que confía para obtener las materias primas con la que elabora sus bebidas. Con adquisiciones que llegan a las 42 mil toneladas anuales, la Compañía es en la actualidad la principal compradora de jugo de limón, naranja, pomelo, manzana, uva, pera y durazno del país. Un compromiso que nació hace 75 años y se renueva permanentemente.

Si querés saber más sobre la historia de Coca-Cola en la Argentina, leé esta nota.