Trabajar en Coca-Cola implica mucho más que ocupar un puesto en una empresa atractiva. Es la posibilidad de crecer y desarrollarse en un ambiente de trabajo diverso que promueve la expansión de las propias habilidades. “Es participar de la construcción de algo que la gente ama y está presente en todos lados: en la mesa de tu casa, en el kiosco, en una publicidad. Es ser parte de una cultura que inspira a pasarla bien y a creer en un mundo mejor. Es comprometerse a contribuir con un cambio positivo en las comunidades en las que estamos presentes”, describe Florencia Díaz, Gerenta de Recursos Humanos de Coca-Cola Argentina.

Este espíritu se percibe por fuera de la Compañía: tal es así que la Coca-Cola fue reconocida como uno de los Mejores Empleadores de la Argentina en el ranking que elabora la revista Apertura. En 2016, se ubicó en segundo lugar en la categoría que releva empresas de entre 200 y 1.000 empleados, manteniendo de este modo la misma posición que el año anterior.

Conocé las cinco razones por las que trabajar en Coca-Cola es una experiencia única:

1)      Oportunidades de aprendizaje permanentes y diversas

La capacidad de aprender permanentemente es un requisito fundamental a la hora de entrar a trabajar en Coca-Cola. Según Florencia, nuestra cultura estimula la curiosidad, la búsqueda de nuevas ideas y oportunidades y la posibilidad de mejorar constantemente. El trabajo en equipo y entre distintas áreas son características distintivas de la Compañía.

El aprendizaje se manifiesta en distintos aspectos: desde los proyectos siempre desafiantes y el intercambio de ideas con colegas talentosos hasta la oportunidad de recibir una capacitación en universidades de primer nivel. “Es un entorno con gente muy capaz. Uno pone un proyecto sobre la mesa y siempre va a recibir opiniones y sugerencias para lograr un mejor resultado”, destaca Florencia.

2)      Un lugar donde se puede brillar

“Es una cultura participativa, flexible, exigente y apasionada, con valores y convicción”, señala Florencia. Para ella, quienes trabajan en Coca-Cola combinan habilidades técnicas con una gran pasión por hacer que las cosas sucedan, que las ideas se concreten. Comparten con la Compañía valores como la calidad, la transparencia y la innovación “y eso es lo que los mueve a pensar todos los días en hacer algo mejor.”

“Trabajamos con personas protagonistas que tienen pasión por lo que hacen. Un líder inspirador puede movilizar a una persona, pero si a esto le sumás que la persona sepa automotivarse  brilla”, enfatiza.

La cultura de Coca-Cola promueve tanto la exigencia como la libertad. “Más allá de las políticas que tenemos estamos evolucionando hacia una cultura de flexibilidad. Es tan simple como un contrato donde vos trabajás con libertad si tenes la responsabilidad para manejarla”, explica. Para Florencia, cada persona es única y  necesita un tipo de flexibilidad diferente; por ejemplo, hay quienes eligen llegar más temprano y salir un rato antes para ganarle a la hora pico y quienes prefieren empezar trabajando desde su casa y entrar a la oficina cerca del mediodía. “Queremos que las personas se tomen sus recreos y pausas. Tomar distancia ayuda a ver las cosas desde otro ángulo y permite volver recargado”, añade.

3)      Orgullo de impactar positivamente en la comunidad

Trabajar en empresas que tengan un propósito es tentador para cada vez más personas. Coca-Cola pone especial atención en el impacto socio-económico sobre las comunidades en la que opera de varias maneras que incluyen desde su compromiso para reabastecer a la naturaleza y a la comunidad el agua que utiliza en sus productos y procesos productivos hasta la iniciativa 5by20, que busca empoderar a cinco millones de mujeres de la cadena de valor de la Compañía para 2020.

“Buscamos distintas instancias para acercar las iniciativas a nuestros asociados que no participan en forma directa. Estos proyectos nos llenan de orgullo”, enfatiza Florencia. De hecho, el 8 de marzo, cuando se celebra el Día de la Mujer, Coca-Cola organiza el Día de la Diversidad. En ese marco, en 2016 convocó a tres mujeres kiosqueras que pasaron por la Escuela de Negocios –un programa de capacitación gratuita para comerciantes– para que relatasen cómo la formación las ayudó a mejorar su negocio. “Conocer de primera mano el impacto que tenemos es muy positivo”, subraya Florencia.

4)      Un paquete de beneficios que acompaña cada etapa de la vida

“A través de un paquete de beneficios muy integral, estamos presentes en muchos momentos de la vida de nuestros asociados”, señala Florencia. En Coca-Cola todos los empleados tienen la misma cobertura médica, sin ninguna diferencia por jerarquía. Además, al ingresar, todos tienen una semana más de vacaciones de las que indica la ley. En lo que se refiere al ámbito de trabajo, en la oficina hay siempre bebidas y snacks saludables a disposición, y un gimnasio para quienes quieren aprovechar un rato de desconexión y bienestar.

Entre los beneficios más valorados por los empleados se destaca todo lo que hace al trabajo flexible incluído el reintegro por internet, reintegro por guardería para madres Y padres, y reintegro por actividades deportivas y recreativas extra laborales muy variadas: desde un curso de cocina, o una salida al teatro hasta un paseo en el bus turístico de la Ciudad de Buenos Aires o actividades como yoga, pilates o la práctica de algún deporte.  

En cuanto a la maternidad, tras tener a su bebe, las mujeres pueden retornar con horario reducido a su trabajo con pago de sueldo completo. Además, mientras está de licencia, la Compañía cubre su posición hasta que se reincorpore full-time al trabajo, preferentemente con un asociado interno. “Así ganamos todos. La mamá se va tranquila a disfrutar de su bebe, el equipo no sufre la ausencia y la persona que cubre el puesto de la mamá tiene una excelente oportunidad de desarrollo”, asegura Florencia.

5)      Experiencias de desarrollo a medida

“En Coca-Cola les ofrecemos a nuestros asociados la oportunidad de participar en los proyectos clave para el futuro de la compañía que van a hacer una diferencia en su CV”, destaca Florencia y agrega que, mediante un sistema abierto en el que se publican todas las posiciones, todos los asociados pueden aplicar a las mismas en el país o en el exterior. A la vez, proyectos específicos o coberturas por maternidad generan oportunidades de desarrollarse en otra posición o área por un periodo de tiempo. Esto genera motivación y nutre con nuevos puntos de vista a quien participa de la rotación. 

Y no sólo se trata de rotar de puesto, sino también de país: “Le estamos dando impulso a los intercambios internacionales con otros países por períodos cortos. Estas experiencias internacionales es algo que nos piden las nuevas generaciones nos piden”, agrega Florencia.

También en línea con las nuevas tendencias del mercado y los requerimientos de los más jóvenes, que quieren devoluciones frecuentes, este año se incorporó un nuevo sistema de medición de desempeño. “Estamos haciendo una prueba piloto y el año que viene se replicará en todas las filiales del mundo”, se enorgullece Florencia. Pasamos de tener dos evaluaciones formales al año a tener varias instancias de conversación, feedback y desarrollo con tu jefe directo. Luego, El asociado completa una encuesta que le llega al jefe todos los meses para su propio desarrollo y a su vez, el jefe completa una encuesta sobre el asociado que es input para diferenciar su contribución a fin de año.

Aprender, destacarse, hacer algo por los demás, sentir que el esfuerzo es recompensado y y enriquecerte con experiencias valiosas son sólo algunas de las propuestas de Coca-Cola para quienes trabajar en la Compañía. Pero hay más. “El profesionalismo y la pasión con la que se trabaja aquí es visible –resume Florencia –. Lo que hacemos tiene repercusión visible y todos nos sentimos parte y orgullosos de los logros. Entonces te enamorás más de lo que hacés.”