Todos sabemos que el reciclaje es el proceso que hemos encontrado para reducir nuestro consumo de recursos y así reaprovechar esos materiales que todavía tienen muchas posibilidades de uso. Las tendencias hacen que los métodos evolucionen y ésta área no es la excepción: así fue como nació el upcycling, también conocido como supra reciclaje.

Esta técnica es algo distinta y lo que busca es promover el aprovechamiento de materiales convirtiéndolos en objetos, de manera de darles un mayor valor a esos desechos.

El supra reciclaje, en realidad, estaría más emparentado con el reuso que con el reciclaje, porque en lugar de procesar la materia prima, se emplean plásticos y otros elementos para crear nuevas piezas con funciones y formas distintas que prolongan su vida útil.

La palabra upcycling apareció por primera vez en 1994, pero no fue hasta que William Mc Donough y Michael Braungart la utilizaron en su libro “De la cuna a la cuna. Rediseñando la forma en la que hacemos las cosas”, que se introdujo como concepto para el reaprovechamiento de materiales.

Un pareja natural: upcycling y arte

Una interesante tendencia es la del supra reciclaje por parte de artistas plásticos, porque su sensibilidad lleva a que los objetos adquieran nuevos significados, así que tiene lógica que ellos adoptaran esta práctica. Además de crear obras originales, demuestran su compromiso con el medio ambiente y aportan algo que los amantes del arte encuentran seductor: una obra con un pasado interesante. Por otra parte, distintas personalidades del mundo del arte consideran fascinante al supra reciclaje, porque es capaz de aportarles materiales a bajo costo.

Un renombrado Instituto de Nueva York, Estados Unidos, organizó un concurso llamado “Design for one dollar” (Diseño por un dólar), en donde los estudiantes debían demostrar sus cualidades artísticas diseñando un producto que costara como máximo esa cantidad de dinero.

¡Adoptá el upcycling como parte de tu vida!

Hay muchas más maneras de las que pensás para usar este concepto en la vida cotidiana:

  • Antes de desechar un producto, preguntate cómo podés reutilizarlo en la forma en que está o cómo podés aprovechar sus materiales para crear algo que no sea solo útil, sino también atractivo visualmente y que, incluso, te permita generar ingresos.

  • Inspirate en todo lo que te rodea y sacale provecho a esos materiales que estás pensando desechar. Buscá técnicas decorativas o de restauración para obtener nuevas ideas para crear objetos con look vintage o que combinen con las más recientes tendencias del mundo de la moda. Vos decidís cómo extender la vida útil de los residuos a tu alcance.

  • Usá tu imaginación para crear objetos únicos y súper personalizados, que no requieren de un gasto mayor y, lo más importante, de paso ponés tu granito de arena para crear un mundo mejor y con menos desperdicios. Por ejemplo, después de disfrutar un agua Bonaqua, podrías transformar la botella y usarla de una manera novedosa y estéticamente diferente. ¡Vos también podés unirte a esta movida global!

Conocé todo sobre Reciclo, nuestra nueva plataforma de reciclaje, acá.