Desde la Patagonia, y junto a un grupo de personas preocupadas por los temas ambientales, comenzamos a proyectar cómo transmitir a la comunidad la importancia real que tiene el cuidado del ambiente, los recursos naturales y las culturas. Teniendo en cuenta que los medios audiovisuales llevan una gran ventaja por sobre los demás, y que la Patagonia es, sin dudas, uno de los lugares más vírgenes y hermosos del planeta, coincidimos en que estábamos ante una oportunidad única para lograr acercarnos a la gente con una experiencia diferente.

Así, con el objetivo de llegar al fondo de la conciencia de las personas y utilizando el arte como herramienta, nació el Patagonia Eco Film Fest (PEEF), Festival de Cine Ambiental de la Patagonia que, con sede en la ciudad de Puerto Madryn, este año llega con su segunda edición.

Estamos muy entusiasmados porque luego del PEFF 2016 entendimos que el festival no era más nuestro, sino de las películas y los espectadores; que el trabajo de todos los que habían puesto su semilla estaba dando sus frutos: los participantes se sensibilizaron con un mensaje que probablemente cambiaría su forma de ver el mundo y que, tal vez, ese cambio que pretendemos ya estaba comenzando a gestarse. Nos dimos cuenta de que el trabajo realizado para conseguir que este tipo de cine, que no encontramos en los circuitos tradicionales, llegue al público de manera libre y gratuita está en el camino correcto.

Para esta segunda convocatoria recibimos más de 400 películas de todo el mundo, lo que hizo muy difícil la selección de los ocho largometrajes y los 16 cortos que se proyectarán en las tres sedes de la ciudad, entre el 13 y el 16 de septiembre. Además, habrá seis películas de realizadores de la región en competencia, que conforman el segmento “Panorama Patagonia”.

Sin embargo, todos los que participamos de este hermoso proyecto, sabemos que debemos ir por más. Y por eso este año se realizarán en forma paralela al festival actividades que permitirán a los asistentes vivir experiencias concretas de cambio. Realizaremos un Mini Peff, donde proyectaremos películas orientadas a los niños, que son los motores fundamentales para modificar las cosas, y habrá un cierre con un show musical de Elena Roger, quien se suma gentilmente a nuestro proyecto y sonará a través de energía proporcionada por paneles solares.

Igual que en la edición pasada, el PEFF ha desarrollado una aplicación para teléfonos móviles donde los participantes pueden acceder a todo el cronograma de proyecciones, muestras y actividades. La idea es reducir la huella al evitar la impresión de cientos de folletos y otros materiales gráficos.

Nada de esto sería posible sin el respaldo de organizaciones y empresas –como Coca-Cola–, que dan una muestra de su compromiso con la sustentabilidad al brindarnos su apoyo y que se suman para que eventos como éste puedan llegar al público y transmitir un mensaje transformador.

Como destaca Cristian Pérez Scigliano, Director del PEFF: “Nos apasiona lo que hacemos y estamos convencidos de que estas producciones necesitan más espacios; porque el cine de entretenimiento ocupa todas las plazas y no da tregua, porque este cine es educativo, porque moviliza, porque genera participación, porque educa, porque conmueve y llama a la reflexión. Porque el arte es, sin dudas, una de las formas de transmisión más hermosas que tiene el ser humano”.

* Periodista especializada en RSE y Sustentabilidad (www.unirse.com.ar)

Si querés saber más sobre el compromiso de Coca-Cola con el Medio Ambiente, hacé click acá.