La celebración del Día Olímpico en Buenos Aires, el pasado 1° de julio, transcurrió entre deportes, actividades al aire libre y música, en un ambiente familiar y festivo, preludio del que reinará en 2018 durante los Juegos Olímpicos para la Juventud que tendrán lugar en la ciudad. 

Coca-Cola, sponsor histórico a nivel global de los Juegos, adhirió a la celebración con uno de los principios rectores del olimpismo: la sustentabilidad. Gracias a las máquinas Ecollect y el taller Plasticando, al final del día cientos de personas habían aprendido sobre el reciclaje de PET y latas de aluminio, cómo reciclarlas, por qué hacerlo y cómo reutilizar esos envases.

Ubicado frente una de las Ecollect, Fabrizio Gabriel Larocca explica cómo la máquina recibe, compacta y acopia material reciclable, y premia la acción. También muestra a las familias que lo escuchan cómo las botellas se convierten en planchas moldeables y las tapitas en llaveros. 

Educación ambiental, la clave

Hace dos años que Fabrizio forma parte de Cascos Verdes, una asociación civil que promueve la inclusión social de personas con discapacidad intelectual a través de un Programa de Educación Ambiental que se dicta en el ámbito universitario. En la capacitación, que se extiende por cuatro años, los alumnos reciben formación académica en materia ambiental y preparación para el trabajo.

“Estas máquinas le dan al plástico PET la oportunidad de tener una segunda vida” y así “cuidar el medioambiente”, explica Fabrizio. “Me gusta el programa y recomiendo a los demás que se sumen a Cascos Verdes, porque es muy bueno para promover la separación de residuos”, agrega

Su participación en el programa estimula además su socialización: Fabrizio acude a clases dos mañanas por semana junto a nueve compañeros, con quienes también comparte las actividades inherentes a la educación ambiental. “Enseñamos cómo separar los residuos en escuelas públicas, organismos del gobierno, empresas y huertas. También ofrecemos capacitaciones y a veces visitas guiadas a centros de reciclaje”, explica.

Natalia Gallanza, compañera suya de Cascos Verdes, explica que “hay mucha gente que no sabe cómo se recicla”, aunque reconoce que esa carencia también la tenía ella antes de entrar al programa de Educación Ambiental. “Con el programa aprendí a reciclar y también a hablar con la gente. Aprendí a  abrirme más a la gente, a no tener miedo, a ser menos tímida”, celebra.

Asesorados por Fabrizio y Natalia, los asistentes al Día Olímpico se encargaron de que las Ecollect compactaran PET hora tras hora, convirtiendo la jornada en un éxito de concientización. Un ensayo promisorio de cara a la cita que convocará el año próximo a 3.800 jóvenes atletas provenientes del mundo entero, y que pretende convertirse en los Juegos Olímpicos más sustentables de la historia.

Si querés conocer el programa Reciclo hacé click aquí.

Si querés ver cómo funcionan las máquinas Ecollect, mirá este video