Recibir un reconocimiento por el trabajo bien hecho es siempre motivo de orgullo; recibirlo en la Casa Rosada, mucho más. La sede del poder ejecutivo nacional fue escenario el 20 de abril pasado de la entrega de diplomas a aquellas entidades que se incorporan al Registro Único de Organizaciones de Responsabilidad Social (RUORES).   

En el marco del seminario “El compromiso empresarial: de la responsabilidad social a la integración de la agenda 2030” se premió a las empresas que invierten en la gestión del impacto en el medioambiente, las relaciones en el ambiente laboral, la salud y seguridad en el trabajo. El reconocimiento también contempla el respeto del derecho del consumidor,  la participación dentro de la comunidad y su desarrollo, además de la rendición de cuentas, transparencia y comercio justo, en línea con las siete materias de la Guía ISO 26.000, los 10 Principios del Pacto Global y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) promulgados por Naciones Unidas.

Los nuevos integrantes del registro, que tiene como objetivo reconocer y acompañar a las organizaciones que promueven iniciativas para mejorar el entorno en el que operan, surgieron luego de una búsqueda de doce meses en todo el país. La ceremonia de entrega de diplomas estuvo encabezada por Gabriela Michetti, Vicepresidenta argentina; Carolina Stanley, ministra de Desarrollo Social; Andrea Ávila, representante de Red Argentina del Pacto Global; y Diana Madunic, embajadora del Gobierno de Suecia de Responsabilidad Social Corporativa. Representantes de una veintena de empresas, cooperativas y ONGs recibieron de sus manos el diploma correspondiente.

Coca-Cola Andina, una de las embotelladoras de Coca-Cola en Argentina,  fue una de las empresas distinguidas. “Buscaban reconocer prácticas que estuvieran implementadas y que existieran. Resultados, indicadores, acciones concretas”, explicó Cecilia Abati, Gerente Corporativa de Control de Gestión y Sustentabilidad de Coca-Cola Andina. Junto a  Enrique Pérez Estevez, ‎Gerente de Servicios de Marketing de Coca-Cola Andina Argentina, fueron los encargados de recibir el reconocimiento en nombre de la Compañía.

Para Coca-Cola Andina, integrar el RUORES es un reconocimiento al abanico de acciones que desarrolla la Compañía desde hace tiempo, y que incluye iniciativas que van desde el reciclado, hasta el empoderamiento de la mujer y la recuperación de agua, explica Enrique.  Cecilia agrega que los proyectos desarrollados están relacionados con el núcleo del negocio. “Manejamos  empaque y por eso nos interesa el reciclado. Nuestro insumo es el agua y por esto estamos enfocados en garantizar el acceso al agua en las comunidades”, dice.

El hecho de que las empresas inviertan en proyectos socialmente responsables  es “vital”, explica Enrique: “La empresa tiene que aportar algo a la sociedad”.  A su modo de ver, este registro da voz y ánimo a las empresas que han estado impulsando proyectos por el bien de la sociedad.

Ambos ejecutivos consideran este reconocimiento como un impulso para seguir trabajando en la misma línea.  “Nos llena de fuerza y de ganas de seguir haciendo proyectos, porque es una señal de que vamos haciéndolo bien, de que vamos por el buen camino”, añade Cecilia. Más allá de cualquier reconocimiento, “nos indica que estamos trabajando bien y que tenemos que seguir trabajando de la misma manera, porque Coca-Cola Andina quiere seguir integrando este registro en el que nos incluyeron hoy”, concluyó Enrique.