Cuando Alan Boehme y su pequeño equipo de Coca-Cola observaron el éxito de la primera Muestra de Innovación, creyeron que podría haberse tratado de suerte.  Así que lo hicieron nuevamente, y la segunda edición demostró que la suerte no había tenido nada que ver: el tamaño del evento se duplicó.

El programa The Bridge (El Puente) ofreció recientemente su tercera Muestra de Innovación en la sede de Coca-Cola en Atlanta. Y nuevamente se duplicó. En 2016, el evento presentó a 12 empresas de tecnología -más a un ex participante y dos compañías surgidas a partir de una nueva expansión hacia Latinoamérica. Las empresas explicaron sus tecnologías y presentaron sus productos a una audiencia de más de 600 personas de Coca-Cola y Turner Broadcasting - que se unieron a Bridge en 2015 - además de más de 100 clientes, socios y potenciales inversores.

La pregunta que generó esta iniciativa es simple:“¿De qué manera podemos realizar un mejor trabajo y acelerar la llegada de nuevas tecnologías a Coca-Cola?”

La respuesta era crear un puente entre los emprendedores tecnológicos y los mercados globales, centrado en temas generales especialmente importantes para Coca-Cola y varias otras empresas: participación de los consumidores, consumidores minoristas, cadena de suministro, innovación en la comercialización y salud y bienestar.

En tres años, The Bridge identificó a más de 600 empresas y analizó 150. Entre ellas, 30 fueron invitadas a formar parte del programa. Entre las tres ediciones se generaron 68 programas piloto, 15 acuerdos de licencia y cuatro acuerdos de licencia globales. Entre ellos: Cimagine, una solución de realidad aumentada y Bringg, un software de gestión de entrega por demanda.

El programa The Bridge tiene su sede en Tel Aviv, Israel, y hasta este año todas las empresas provenían de ese país. “Setenta y cinco por ciento de todo el capital de riesgo se concentra en un puñado de ciudades”, comentó Boehme. “Los lugares como Silicon Valley, Los Ángeles, San Francisco, Boston y otros. Tel Aviv es uno de ellos. Donde existen concentraciones de capital, se tiende a contar con centros de innovación. Contamos con una larga presencia en Israel y una sólida área de I+D. Pero realmente nunca habíamos participado en startups. Así que fue un lugar prometedor para comenzar”.

http://www.coca-colacompany.com/content/dam/journey/us/en/private/2016/10/17_26420_001_0288.rendition.445.248.jpeg

Turner se unió a The Bridge en Tel Aviv como parte de un esfuerzo para ayudar a vincular a la comunidad de emprendedores con los mercados globales. “Existen pocas áreas donde es posible observar más cambios que en los medios de comunicación”, sostuvo Jeremy Legg, director de tecnología de Turner”. “Trabajar con The Bridge nos ayuda a conectarnos con empresas que pueden acelerar tal transición. Nos brinda nuevas formas de pensar acerca del negocio y las nuevas tecnologías para revolucionar nuestra industria”.

La edición de este año incluyó dos participantes de México en una expansión hacia Latinoamérica:

Shopology. A través de la utilización de tecnologías de ingeniería minorista, el sistema observa la actividad en las tiendas minoristas, analiza las fortalezas y los inconvenientes, comparte los resultados comerciales dentro de la organización minorista y formula recomendaciones sobre decisiones estratégicas y operativas.

Synapbox. Convierte las interacciones de los consumidores en métricas con un sistema escalable que combina encuestas de prueba, análisis interactivo de datos, resultados de audiencia depurados y fácil acceso a informes.

The Bridge ofrece a estas empresas algo diferencial respecto de los programas de inversión tradicionales. “Los capitalistas de riesgo desean invertir en empresas a cambio de acciones y del crecimiento financiero de las startups”, explicó Gabby Czertok, gerente general de The Bridge. “Nuestra intención es conseguir verdaderas alianzas con tecnologías innovadoras que podemos introducir en el negocio. Una vez que estas empresas son aceptadas en la clase de The Bridge, se obtiene una ventaja de siete meses para decidir de manera conjunta cuál es la mejor opción para trabajar juntos”.

A cambio, The Bridge le otorga a las startups y a las compañías en crecimiento la posibilidad de competir por encima de su categoría promedio. Ello incluye capacitación, conexiones dentro de Coca-Cola, Turner y sus respectivos clientes, tutoría - la Muestra juega aquí un papel preponderante– y visibilidad.

'Debemos abrirnos y escuchar a tantos como sea posible. Debemos detectar las mejores ideas de forma rápida, comprenderlas e imaginar el modo de llevarlas al negocio. The Bridge está demostrando que puede hacer eso por nosotros'.

“Una de las áreas en las que hemos encontrado que podemos ser de gran ayuda, estimó Czertok, “es el área de las comunicaciones y del relato. Ahí es donde muchas startups fracasan. Toda su atención se centra en desarrollar su mejor tecnología, pero tienen que contar su historia a los inversores, a los empleados, a los clientes potenciales. Coca-Cola tiene una fuerte historia en el relato. Hemos adaptado las herramientas de capacitación líderes del mercado de Coca-Cola a las startups. La diferencia en estas empresas antes y después de la capacitación es sorprendente”.

¿Cuál es el futuro de The Bridge? Según Boehme: un crecimiento acelerado. 

“Este es un momento increíble en la historia para los emprendedores”, afirmó. “Existen tantas ideas importantes en desarrollo en tantos sitios. Debemos aprovechar la creatividad y la disrupción, y debemos hacerlo de manera temprana. He visto un listado de reglas para el éxito en Silicon Valley. Y una que me impresionó es “abrir las puertas y escuchar”. Debemos abrirnos y escuchar a tantos como sea posible. Debemos detectar las mejores ideas de forma rápida, comprenderlas  e imaginar el modo de llevarlas al negocio. The Bridge está demostrando que puede hacer eso por nosotros.”