Atrás quedaron los días en los que los compradores se llevaban productos de los estantes sin darles una segunda mirada. La gente está tomando mayor conciencia de lo que compra y quiere estar más informada acerca del contenido de sus alimentos y bebidas, desde los nutrientes y posibles alérgenos hasta ingredientes genéticamente modificados y más. Las personas buscan más información que les sirva al tomar su decisión de compra. En el entorno digital actual, Coca-Cola está colaborando en dirigir este esfuerzo para preparar mejor a los compradores y satisfacer sus expectativas accediendo a todo tipo de información de un modo nuevo y práctico.

Teniendo en cuenta las necesidades de los consumidores, en 2015, la Asociación de Fabricantes de Comestibles (Grocery Manufacturers Association, GMA) anunció planes para una iniciativa sin precedentes que brinde mayor transparencia e información acerca de lo que hay en las góndolas. Esta iniciativa de los Estados Unidos, conocida como SmartLabel, usa un código QR y tecnología en línea para proporcionar amplia información de producto para cualquier artículo en el área de alimentos, bebidas o bienes de consumo de una manera fácil y uniforme.

"El objetivo de todo lo que estamos haciendo con SmartLabel es proporcionar plena transparencia brindando información clara para todos nuestros productos". Tim Goudie, Director de Compromiso Social en Coca-Cola.

La Compañía Coca-Cola se convirtió en una de las primeras compañías en adoptar el programa GMA. "El objetivo de todo lo que estamos haciendo con SmartLabel es proporcionar plena transparencia brindando información clara para todos nuestros productos, asegurándonos de que los compradores tengan acceso a toda la información posible para ayudarlos a tomar decisiones informadas", expresa Tim Goudie, Director de Compromiso Social en Coca-Cola.

Más allá de la etiqueta

Mientras que una etiqueta de información nutricional proporciona datos acerca de los ingredientes del producto, literalmente, solo escarba en la superficie. Con capacidad limitada en el envase, SmartLabel brinda una solución fácil proporcionando mayor información. "Con SmartLabel, somos más flexibles", explica Tim. Y agrega: “Podemos compartir información detallada del producto que excede lo que los consumidores están acostumbrados a encontrar en las etiquetas del producto”.

¿Cómo puede acceder un comprador a esta información? Un código QR es colocado sobre el envase de cada producto participante. Los consumidores simplemente escanean el código y, así, extraen instantáneamente la información en sus teléfonos móviles. Esta función rápida convierte a SmartLabel en una herramienta sumamente valiosa para los compradores mientras caminan por los pasillos de los supermercados y almacenes. Cada página del producto se ve igual, por lo que es fácil identificar y encontrar la información más relevante para el usuario.

Lograr que estos datos se encuentren disponibles digitalmente no solo garantiza que las personas tengan acceso a la información correcta, sino que además ayuda a Coca-Cola a rastrear cuál es la información que más interesa a los consumidores. "Existe mucha demanda por parte de personas que desean información acerca de nuestros productos", afirma Tim. "Es nuestro trabajo asegurarnos de que la información precisa sobre nuestros productos e ingredientes sea lo más importante", agrega. SmartLabel se convierte en la fuente de información más actualizada y confiable. El contenido es administrado por la Compañía, lo cual además le permite actualizar de inmediato la información de manera constante.

El desafío de actualizar millones de etiquetas

La adopción de SmartLabel es una tarea significativa cuando se toma en cuenta la cantidad de productos que fabrican las empresas. Como socio comprometido desde el primer momento, Coca-Cola colabora en tomar la iniciativa identificando, implementando y compartiendo las mejores prácticas. "Deseamos asegurarnos de que estamos marcando la tendencia de adoptar esta tecnología", explica Tony Francis, del área Estrategia Móvil / Digital en Coca-Cola. "El objetivo final es la transparencia para los consumidores, por lo que estamos colaborando con otros en la industria para acelerar el proceso”, dice.

Cada bebida -aún su sabor específico y el tamaño- debe tener su propio código QR. La imagen también debe ser fácilmente legible por una cámara de teléfono inteligente. Teniendo en cuenta la curvatura de la botella, se trata de un delicado equilibrio entre el arte y la ciencia.

“El objetivo final es la transparencia para los consumidores, por lo que estamos colaborando con otros en la industria para acelerar el proceso”. Tony Francis, del área Estrategia Móvil / Digital en Coca-Cola.

Según Tony, Coca-Cola North America ya ha aplicado códigos QR específicos de producto a casi la mitad de su volumen. "Actualmente estamos en el 40%, un avance significativo teniendo en cuenta los cambios de embalaje y las integraciones técnicas", dice.

El objetivo de Coca-Cola es que todos los envases de bebidas tengan su código QR durante el primer trimestre de 2018. Es un compromiso considerable al tratarse de la Compañía de bebidas más grande del mundo y está en camino de concretarlo.

En última instancia, se trata de brindarle a los consumidores información clara y transparente. "Creemos que la real transparencia se genera cuando las personas aprenden más acerca de nuestros productos, de sus ingredientes y de la Compañía directamente de nosotros", explica Tim. SmartLabel ayuda a crear un puente entre el conocimiento y la confianza para finalmente incidir en las bebidas favoritas de las personas.