Hace poco mi sobrino me preguntó: “¿Cómo se divertían antes los chicos si no existían los celulares, iPads, aplicaciones móviles, Youtube, ni las redes sociales?”. Le contesté que nuestras “aplicaciones” se llamaban trompo, Yo-yo, álbum de figuritas, autos en miniatura con pistas de carreras que pintábamos en el piso, entre otros dispositivos portátiles que llevábamos en el bolsillo.

Muchos de nosotros todavía recordamos cuando, en nuestra infancia, Coca-Cola nos premiaba con estos juguetes increíbles. En el colegio todos mis amigos y yo conseguíamos las tapitas y ya en casa esperábamos que llegara el camión repartidor para salir corriendo a reclamar los premios.

La historia de los Yo-yos

La historia del Yo-yo es más antigua de lo que muchos conocen y no está totalmente definida. Hay evidencias de su existencia en Grecia y China desde el siglo V a. C.(hace 2500 años), cuando se fabricaban en madera o arcilla. A partir de esa época se encuentran pinturas e imágenes de su uso en todo el mundo.

Yoyo o Yo-yo significa en lengua filipina “volver” o “viene-viene”. Se estima que data del siglo XVI. En la actualidad sigue siendo un juguete muy conocido en países como Filipinas, Francia, Inglaterra, Egipto. En su largo recorrido, el Yo-yo ha llegado hasta el espacio y se ha usado en programas experimentales para estudiar la micro gravedad, entre otras aventuras.

La evolución del Yo-yo estuvo ligada a la de las fábricas de plásticos, que fueron desarrollando mejores tecnologías de elaboración y nuevos modelos. Las primeras aparecieron en Estados Unidos en la década de 1920. Posteriormente, en los ‘40, las dos más importantes eran DUNCAN (fundada por Donald Duncan) y RUSSELL (fundada por Jack Russell).

El Yo-yo y Coca-Cola

En 1947, Coca-Cola y RUSSELL se asocian para llevar este juguete a todo el mundo, como parte de una de las grandes promociones a las que nos tiene acostumbrados la marca.  A raíz de esto, se conoce al Yo-yo más famoso de Coca-Cola como “el Genuino Yo-yo RUSSELL Coca-Cola”. Más tarde, la Compañía emitió diferentes promociones y versiones de Yo-yos en más de 200 países.

Dado el éxito mundial de las campañas del Yo-yo Coca-Cola, varias fábricas de Yo-yos y de plásticos comenzaron a trabajar con la Compañía en diferentes países. Por ejemplo: DUNCAN Yoyos en Estados Unidos; en México, las fábricas de plásticos Cipsa y León; en Colombia, Industrias Estra; en Venezuela, JARCO; y varias fábricas locales de cada país, de acuerdo a la campaña promocional del momento.

El 13 de septiembre de 1964, el YO-YO RUSSELL llegó a Colombia por primera vez. La fábrica estaba emplazada en Medellín (Industrias Estra). Colombia fue el primer país de Latinoamérica donde se colocaron un millón de Yo-yos a disposición del público.

Así comenzó la historia del Yoyo Coca-Cola, un juguete para grandes y chicos, que hemos disfrutado por varias generaciones. El Yo-yo ha sido una de esas promociones emblemáticas de la Compañía. La mayor acogida fue en la década de 1960 y luego en la del ‘80. También se promocionaba con las marcas Coca-Cola Diet, Fanta y Sprite.

Existen diferentes versiones de Yo-yos Coca-Cola que se clasifican por tamaños, formas, épocas y promociones. Descubrí las más conocidas en esta galería.

Los trucos

Hay más de 100 trucos o figuras que se pueden hacer con los Yo-yos Coca-Cola. Para las diferentes ediciones y campañas de Yo-yos, en el interior de las tapitas se podían encontrar las jugadas más conocidas y recordadas.

1. El Dormilón

2. Paseando el perrito

3. La moto

4. La hamaca

5. La Torre Eiffel    

6. El Ovni

7. La Media vuelta

8. Vueltas y Vueltas

9. El trébol

10.  Saltando la Cerca

11.  La Catarata

12.  El perrito muerde el pantalón

De acuerdo con el país y la temporada de cada promoción, los Yo-yos se podían conseguir en los puntos de canje o camiones repartidores.

Coca-Cola nos deleitaba haciendo exhibiciones en colegios y centros comerciales con los campeones internacionales de Yo-yo, que viajaban por el mundo mostrando todo lo que se podía llegar a hacer con este juguete. Durante las exhibiciones se hacían concursos en diferentes categorías y a los ganadores les entregaban botones, pines, Yo-yos, remeras, y muchos premios más.

Si te interesa conocer más sobre los coleccionistas de Coca-Cola, leé esta nota.

La información histórica de este artículo se ha recopilado gracias al apoyo de varios socios de los Clubes de Coleccionistas de Coca-Cola de Colombia y México.

Rafael Contreras es el Presidente del Club Coleccionistas Coca-Cola Colombia y trabaja activamente junto a los socios del Club recuperando, clasificando y aumentando el acervo de objetos que cuentan la historia de la marca.