Durante la 4ta Convención Internacional de Coleccionistas de Coca-Cola en Argentina y Latinoamérica, que se realizó en septiembre último en Buenos Aires, los participantes sacaron a relucir algunos de sus objetos más preciados. Son artículos que, por su origen, su forma, su función o su historia, son piezas únicas para los coleccionistas. Mirá la galería de imágenes y enterate de cuáles son.

La campana de inicio

Traída de los Estados Unidos a la Argentina hace 25 años, este artículo de madera y bronce cumple un rol fundamental en las convenciones locales: su sonido indica el comienzo y el fin de cada encuentro. Coleccionista: Javier Petrera.

Radio-Rocola

En 1991 Coca-Cola sorteó entre sus 15 mejores vendedores de la provincia de Formosa una radio con forma de rocola. El ganador fue Ricardo de Pedro, quién en esa época tenía un bar en la provincia. Hoy, 25 años después, el aparto funciona en perfectas condiciones. Coleccionista: Ricardo de Pedro.

Error de impresión

Tal vez en su momento alguien se agarró la cabeza, pero esta botella que se entregaba como recuerdo a los visitantes de una planta embotelladora de la provincia de Buenos Aires, hoy es especial por su particular error de impresión. ¡Puede fallar! Coleccionista: Gastón Teplitzki.

Prendedores de los Juegos Panamericanos de Mar del Plata 1995

En los últimos Juegos Panamericanos que se disputaron en nuestro país, la Argentina consiguió la mejor actuación de su historia: 159 medallas (40 de oro, 45 de plata y 74 de bronce). Para festejarlo, Coca-Cola realizó una edición limitada de pines con la imagen de Lobi, un león marino que fue mascota oficial del encuentro, practicando diferentes deportes. Coleccionista: Andrés Berisso.


Heladera con pequeña abertura

No es necesario abrir la puerta de esta heladera para acceder a las refrescantes botellas de Coca-Cola. En su interior tiene repisas inclinadas que permiten que las botellas rueden y vayan quedando visibles en su pequeña abertura horizontal. Así, sin abrir la puerta principal, siempre se puede acceder a botellas de Coca-Cola listas para tomar bien heladas. Coleccionista: Gastón Teplitzki.