El 3 de agosto de 1942 hacía mucho frío y lloviznaba sobre Buenos Aires. Pero eso no impidió que un entusiasta grupo de hombres, que vestían uniformes verde oscuro y gorra con visera, salieran a recorrer la ciudad. A bordo de cuatro camiones y 15 triciclos pintados de amarillo y un logotipo rojo, iban en busca de sus primeros clientes. Así, sin darse cuenta, se convirtieron en los protagonistas de un día que haría historia: fueron quienes vendieron las primeras botellas de Coca-Cola en la Argentina.

Desde entonces, la presencia de Coca-Cola en el país no dejó de crecer y hoy conforma un sistema al que se considera como el principal productor de bebidas no alcohólicas a nivel local. Integrado por la Compañía Coca-Cola y sus socios estratégicos (las embotelladoras Coca-Cola FEMSA; ARCA Continental; Coca-Cola Andina; y Reginald Lee), emplea de manera directa e indirecta a unas 240.000 personas y tiene un portafolio de 78 opciones de bebidas, de las cuales el 45% son bajas o sin calorías. Encabezado por Coca-Cola, una de las marcas más valiosas y reconocidas del mundo, incluye 20 marcas valuadas en más de mil millones de dólares incluyendo Coca-Cola Light, Coca-Cola Zero, Sprite, Fanta, Powerade, Cepita, Bonaqua, Aquarius y otras bebidas que ofrecen diferentes formas de hidratarse todos los días.

Pero 75 años atrás, el escenario era muy diferente. La Compañía, creada en 1886 en Atlanta (EE.UU.), desembarcó en la Argentina de la mano de un grupo de pioneros encabezados por Guillermo Marino Bekker, que fue instalando la marca con esfuerzo y dedicación. Recién a fines de 1942 se inauguró la primera planta de Coca-Cola en el país (en Av. Córdoba 3162) que, si bien en un principio fue muy modesta, con el tiempo se transformaría en una planta modelo. La primera botella comercializada fue la de 185 cm3.

Un año después del lanzamiento, más de 3.000 comercios porteños –bares, confiterías, restaurantes, pizzerías, almacenes, proveedurías, kioscos–incluían a Coca-Cola en su oferta habitual.

En 1944, se instaló en la provincia de Córdoba la primera planta de fabricación de Coca-Cola en el interior del país; cuatro años después comenzó a funcionar la segunda de Buenos Aires, en el barrio porteño de Barracas.

Otro gran hito local se produjo en 1957, primero con el envase de 750 cm3 y luego con el de 285 cm3. Tomar Coca-Cola empezó a formar parte de los hábitos argentinos: la bebida ya era popular y se consumía en el hogar, en la calle y en lugares públicos. Con todo, la gran expansión a nivel país ocurrió en la década del ’60: se otorgaron las primeras franquicias, se empezó a fabricar el gas carbónico, se incorporaron las máquinas dispensadoras y, en 1968, salió al mercado el envase súper familiar de un litro.

Acompañando momentos claves de la historia argentina, en 1978 Coca-Cola fue la gaseosa Oficial del Mundial de Fútbol. Y cuando ATC (hoy la Televisión Pública) inauguró su señal en color, la empresa fue su primer anunciante. En 1981, todavía con los ecos del triunfo de la Selección Nacional de Fútbol, se lanzó la campaña “Coca-Cola® y sonrisas para vos”, protagonizada por un muy joven y prometedor Diego Armando Maradona. Cada vez más, la gaseosa se integra a la vida de la gente y afianza su vínculo con el deporte, el espectáculo y la cultura del país.

Así fue como para celebrar su 50 aniversario, en 1992 impulsó el ciclo “Coca-Cola in concert”, con la presencia de Elton John, Seru Giran y Gun´s & Roses y una audiencia aproximada de 500.000 personas. Ese mismo año, fue la bebida oficial de los Juegos Olímpicos. En 1995 patrocinó los Juegos Panamericanos realizados en la Argentina.

La primera década del siglo XXI fue la de la consolidación de Coca-Cola como Compañía integral de bebidas sin alcohol (con el lanzamiento de Coca-Cola Zero; Powerade; Aquarius by Cepita). Y se afianzaron las acciones de sustentabilidad y el compromiso con la responsabilidad social. Así fue como, en línea con la iniciativa global 5by20, impulsada por la Compañía en alianza con la ONU Mujeres, en 2015 se lanzó en el país un programa piloto con la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA), para capacitar en temas de gestión a mujeres kiosqueras. 5by20 busca el empoderamiento económico de cinco millones de mujeres emprendedoras a través de la cadena de valor de la Compañía para el año 2020.

Por otra parte, en 2007 Coca-Cola se comprometió a reabastecer a las comunidades y la naturaleza el equivalente al 100% del agua que emplea para sus productos para reducir así su huella ambiental para el 2020. Este objetivo fue alcanzado por Coca-Cola de Argentina cinco años antes de lo previsto y a nivel global en 2016.

Variedad, innovación y desarrollo económico en los lugares en los que operamos guían desde el principio nuestro camino. Hoy, como hace 75 años, la Compañía busca crear valor y hacer una diferencia positiva en la vida de las personas, las comunidades y el entorno en el que se desarrolla. Para celebrarlo, los invitamos a destapar una Coca-Cola y brindar juntos por muchos años más de historia compartida.