El vistoso contenedor destaca en el estacionamiento a cielo abierto del supermercado Makro, en Olivos, y convoca un desfile incesante de vecinos: un joven pasa y arroja una botella de plástico, una señora detiene su automóvil frente al contenedor y baja del baúl unas cajas desarmadas y las descarta en la abertura destinada al cartón. Y así todo el día. La cultura del reciclado forma parte de la rutina diaria del barrio gracias a este EcoPunto, uno de los 14 que funcionan en el país para facilitar la gestión de residuos y fomentar el reciclaje.

"Los EcoPuntos son estructuras donde se puede acopiar de forma separada vidrio, plástico y tetra brik®. Su sistema de funcionamiento es muy sencillo: los vecinos se guían por los carteles ubicados en el frente de la estructura y arrojan los residuos reciclables en la abertura que corresponda. El material se almacena en el interior del contenedor dentro de bolsas gigantes,  para ser compactado periódicamente por los operarios especializados. En la compactadora se forman los fardos de material reciclable, que una vez por semana son retirados por una cooperativa autorizada para su traslado a una planta de tratamiento.

"Hay muchas formas de reciclar: hay que concientizarse y hacerlo", destaca Patricia Echevarría, la operaria del EcoPunto ubicado frente al supermercado Makro de Olivos, en el partido bonaerense de Vicente López.  

En el contenedor, que es su lugar de trabajo desde hace más de un año, ya lleva recolectadas más de 32 toneladas de residuos reciclables. Antes trabajar en un EcoPunto, Patricia ya había sido empleada en otra empresa de reciclaje. Sin embargo, como el resto de los operarios, recibió una capacitación completa para conocer y cumplir con todas las normativas de seguridad y cuidado del medioambiente. Esta formación comenzó con el aprendizaje de contenidos teóricos sobre el manejo de materiales, de la compactadora, manipulación de vidrio y protocolos a seguir ante situaciones particulares. Luego, realizó un entrenamiento práctico en el EcoPunto, en donde puso a prueba lo aprendido. Ahora, esta madre de familia prepara de seis a siete fardos al día y gestiona alrededor de 2.500 kilos de residuos por mes.

Trabajar como operaria en el EcoPunto le permite compatibilizar su tarea con el cuidado de sus cinco hijos en edad escolar, ya que el horario de su jornada laboral es flexible. Además, su salario contribuye a la economía de la familia, cuyos integrantes dedican buena parte del fin de semana a la construcción de su propia casa.  

Cinco días por semana, Patricia llega al EcoPunto y enseguida organiza los residuos para su tratamiento.  "En general todos ayudan", reconoce. Los vecinos ya la conocen y, de hecho, en más de una oportunidad ofició de “guía recicladora” para los más pequeños que, intrigados respecto del destino que corren los residuos que arrojan por las aberturas, le piden que abra la puerta del contenedor.  

"Vienen los papás con sus hijitos y todo esto les genera curiosidad. Les gusta ver cómo es el sistema dentro del contenedor y de paso aprenden más del tema. Así se entusiasman y luego ayudan a reciclar a sus padres", explica Patricia con una sonrisa.

Para que los vecinos se comprometan con el reciclado es muy importante que sepan en qué se transforma cada material que depositan. Patricia les explica entonces que esos materiales se destinan a cooperativas que le dan trabajo a la gente, y que del tetra se obtiene el aglomerado que termina convertido en pupitres en muchas escuelas, que del PET también se hace la tela polar para las camperas y que con las tapitas se hacen juguetes y juegos para la plaza. Cuando la gente conoce esta información, le dan ganas de colaborar.

Para Patricia, "es importante reciclar para poder ayudar al planeta y que cada persona enseñe a sus hijos a cuidar el medio ambiente para el día de mañana, para sus nietos".

Consciente de la importancia de alentar la cultura del reciclado, Coca-Cola se sumó a la iniciativa de Compromiso Eco y esponsorea desde 2013  una red de siete EcoPuntos junto a sus clientes clave: Walmart, Jumbo y Makro. La ubicación de los contenedores en las inmediaciones de los supermercados simplificó la rutina de descarte de materiales; y si a eso se suma que es posible depositar allí los residuos reciclables durante las 24 horas, ya no hay excusas para quedar afuera de la iniciativa. Sumate vos también.

Si querés conocer un mapa de Ecopuntos hacé click aquí.