Enmarcado en las actividades previstas en el Foro Económico Mundial (WEF) de Buenos Aires, el almuerzo parecía promisorio. Se trataba de un encuentro con jóvenes que por su excepcional potencial, logros e impulso por contribuir a sus comunidades, fueron distinguidos por el WEF como Global Shapers.  Ellos tienen entre 20 y 30 de edad y buscan desarrollar su potencial de liderazgo para servir a la sociedad.

La red que los nuclea los ayuda a potenciar sus iniciativas, le permite conectarse con sus pares alrededor del mundo y representar la voz de los jóvenes en los eventos del WEF. El almuerzo, de más está decir, era una excusa gastronómica para lo que en realidad sucedía en el salón del Faena Art Center: decenas de jóvenes de América Latina intercambiaban experiencias, compartían iniciativas, tejían redes, sumaban aliados, escuchaban, aprendían y, desde luego, compartían conocimientos con sus pares.  

Porque está claro que para convertirse en un agente de cambio no hay límite de edad, y el potencial de estos jóvenes está todavía muy lejos de conocer su techo. Con menos de 30 años, son líderes de negocios, de gobierno y de la sociedad civil. Los une su entusiasmo y optimismo, y están listos para hacer del mundo un lugar mejor.

Como socio de la comunidad Global Shapers, Coca-Cola tiene la extraordinaria oportunidad de interactuar con esta brillante generación, y ofrecerle apoyo intelectual, promocional y financiero. Confiamos en su poder para modelar un futuro más positivo para el mundo, y en eso están trabajando: sus iniciativas abarcan temas tan variados como la mejora del medio ambiente, el fomento de una nueva generación de emprendedores, la puesta en marcha del compromiso cívico, la eliminación de la brecha educativa y la erradicación de la pobreza, entre otros.

Un ejemplo de esta colaboración es la que se estableció entre Coca-Cola de Argentina y Proyecto Agua Segura, una empresa social fundada por Nicolás Wertheimer, Global Shaper de Buenos Aires. Gracias al trabajo conjunto, siete escuelas rurales rionegrinas, donde estudian 250 alumnos, cuentan ahora con filtros portátiles capaces de potabilizar el agua en pocos minutos. La iniciativa beneficia no sólo a la comunidad educativa sino también a las familias de los alumnos. Coincidimos con el WEF en que estos jóvenes merecen ser escuchados, alentados y acompañados. Lo de Nicolás no era sólo una idea: este joven médico ya tenía un gran proyecto en marcha, que con nuestro aporte ayudamos a acelerar.

Pero su caso no es el único: el almuerzo que compartí con los Global Shapers estaba lleno de gente como él, entusiasmada con sumar su aporte para moldear un mundo mejor. En Coca-Cola confiamos en el potencial de estos jóvenes y apoyamos sus iniciativas. Compartimos el entusiasmo que los motiva y celebramos formar parte de la comunidad que los reúne.

Cristian Pérez es Gerente de Asuntos Públicos de Coca-Cola de Argentina

Si querés saber más sobre el proyecto de Nicolás Wertheimer leé esta nota.