Si no sos de animé, de manga, de la industria del cómic o de cosplays; si no entendés por qué un adulto que trabaja en una oficina de lunes a viernes con traje y corbata puede pasarse luego horas enfrascado en juegos de rol; si no disfrutás con el capítulo final de la serie del momento; si no reconocés qué son los “Shinigami”, ni tenés interés en saber de dónde salen o si te parece que los dibujitos animados no tienen cabida cumplidos los 13 años, serás un extraño en esta convención de la cultura pop.

La Argentina Comic-Con reúne cada año desde 2013 a miles de fanáticos. A la edición 2017 asistieron más de 80.000 personas, que pudieron conocer personalmente a quienes encarnan a dos de sus personajes favoritos de las series estadounidenses más exitosas de los últimos años: Millie Bobby Brown - Eleven, la niña con súper poderes de Stranger Things-, y a Nikolaj Coster-Waldau -Jamie Lannister, el matarreyes de Game of Thrones-. También pudieron escuchar la charla del francés Luc Besson, célebre director de clásicos de la ciencia ficción como El quinto elemento, quien presentó en la cita Valerian y la ciudad de los mil planetas, su nuevo film, protagonizado por la actriz Cara Delevigne.

La Compañía Coca-Cola participó este año del encuentro a través de su radio web, Coca-Cola For Me. Desparpajo, simpatía e invitados de lujo formaron parte de las cápsulas que el equipo de la radio filmó durante el encuentro, y que convirtieron a la plataforma en uno de mayores difusores de Comic-Con en las redes sociales y en Internet. El público reunido en el predio de Costa Salguero habló al aire sobre si prefiere a Marvel o a DcComics, y mostró en cámara los productos adquiridos en alguno de los más de 100 stands con los que contó el evento. 

El merchandising disponible en la convención –que iba más allá de lo imaginable– sumado al espíritu de la cita hicieron de Comic-Con el mejor lugar de encuentro para todos los fans. Abundaban también los cosplayers (de “cosplay”, mezcla entre costume –disfraz- y play –juego-): amantes del mundo de Star Wars, Marvel y de la industria Netflix se llevaron el premio al mayor número de seguidores que se metieron en la piel de sus personajes predilectos.

Lisandro Becerra, un joven “fundamentalista” del superhéroe Batman, confesó que este año por primera vez colgó el juvenil traje de Robin y, en su lugar, optó por un “más adulto” cosplay de Flash.

Las fanáticas de Games of Thrones Giselle Casazza y Evelina Videla viajaron especialmente desde Mendoza para la convención, a la que acudieron caracterizadas como Daenerys Targaryen y Sansa Stark. Entre saltos de emoción, ambas enseñan las fotografías que acaban de sacarse con el actor de la serie Nikolaj Coster-Waldau, y repiten el diálogo que acaban de mantener con su ídolo. Según las mendocinas, Nikolaj “es un lindo” y “sonrió enseguida” al ver sus elaborados atuendos representando a las dos candidatas al trono de hierro más disputado de los siete reinos. 

Luego de tres días donde primó el espíritu lúdico, llegó el momento de colgar los disfraces hasta el año que viene. Será, entonces, la ocasión ideal para volver a participar del encuentro en donde quienes desentonan son los que van vestidos de civil.