Comenzó la cuenta regresiva. Falta un año para que Buenos Aires reciba los Juegos Olímpicos de la Juventud y los aros olímpicos ya decoran los pies del Obelisco. El 6 de octubre fue la largada de una carrera contrarreloj para los atletas, que cuentan con pocos meses para obtener las marcas deseadas para las pruebas; para los organizadores del evento deportivo, que necesitan finalizar con los preparativos de las instalaciones y capacitar a los voluntarios; y para todas aquellas empresas que colaboran con el evento.

En este desafío por dejarlo todo listo se encuentra Coca-Cola, patrocinador oficial de los Juegos Olímpicos. La Compañía participa a través de Powerade, su bebida isotónica emblema, que hidratará a los atletas durante las competencias. A un año exacto de la inauguración del encuentro, los empleados de Coca-Cola pudieron conocer en persona a Pedro Ibarra, capitán de la selección masculina de hockey sobre césped y medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016; y a la windsurfista Celina Saubidet, quien se está preparando para competir en 2018. Ambos participaron de una entrevista doble en el auditorio de la Compañía, coordinada por Esteban Socorro, Vicepresidente de Planificación Estratégica de Coca-Cola Argentina, y Sebastián Firpo, ex jugador olímpico de Vóley y gerente del Proyecto de Atletas Olímpicos de Coca-Cola

La seguridad en sí mismo y la templanza que mostró el capitán de “Los Leones” contrastaba con la timidez de Celina. Sin embargo, ambos comparten una misma pasión: la entrega total por el deporte.

“En la vida del deportista la mayor enseñanza es en el proceso previo a competir. El resultado es la puesta en escena de lo que preparaste durante tanto tiempo, pero lo que uno más se lleva como deportista es todo lo anterior”, resumió Pedro.

Miembro de una familia de navegantes y esquiadores olímpicos, Celina se presentará en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 guiada por el ejemplo y los consejos de sus hermanos, quienes participaron en las ediciones de  Singapur (2010) y Nankín, en China (2014). “Las pruebas se realizarán en el río donde empecé a navegar y donde entreno siempre, y eso me da tranquilidad. Además, estarán mis amigos y familiares apoyando”, subrayó Celina con una sonrisa y reconoció que su próximo objetivo está en otro continente: “Me gustaría seguir entrenando para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, añadió.

Las claves para un buen rendimiento

La hidratación de los deportistas fue uno de los temas principales del encuentro. Pedro explicó, por ejemplo, que una vez a la semana se realizan pruebas de orina para poder calcular el grado de hidratación de cada jugador y, en base a los resultados, se elige el tipo de bebida que le conviene tomar antes, durante y después de los entrenamientos.  Aquel que no tenga en cuenta esto “es más propenso a sufrir lesiones, estar cansado y tener un peor rendimiento”, graficó.

Por último, en base a su propia experiencia, Pedro aprovechó para darle un consejo a Celina y al resto de los competidores: “Obviamente el objetivo principal es el deporte, la disciplina en la que participa cada uno, pero no dejen de disfrutar del comedor, traten de relacionarse con la gente y los otros deportistas. De ese intercambio se aprende mucho también”, concluyó con sabiduría.

Si querés saber más sobre cómo la hidratación puede mejorar el rendimiento deportivo, leé esta nota.